Sin tonterías

Emitido el 5/11/18 – Escúchalo pinchando aquí

Por si aún no nos hemos enterado, las trompetas de elecciones han comenzado a resonar por todos los rincones del municipio de Vélez-Málaga. En multidud de sitios, de hecho, pero nos vamos a centrar en la capital de la Axarquía en esta ocasión. Y ello ya se puede observar tanto en el gobierno como en la oposición, sin olvidar a los que están fuera de toda la telaraña municipal pero que quieren volver o entrar en ella para tejer desde dentro. En su línea, el Partido Popular veleño, o sea, Francisco Delgado Bonilla, está apretando bien las tuercas al gobierno que encabeza el socialista Antonio Moreno Ferrer. El líder ‘supremo’ de los populares de Vélez-Málaga continúa en una línea opositora en la que mezcla intereses personales y generales con el intento, unas veces, de bloquear la acción del gobierno y otras con el objetivo de mirar por el bien común. Todo junto y no necesariamente en ese orden. Tanto es así, de tal manera se mueve para salir en la foto estos meses, que apenas deja margen de acción a sus propios compañeros de corporación municipal, hasta el punto de que algunos (alguna en este caso) van a completar la legislatura prácticamente en blanco, como ocurre, por ejemplo con la concejala Carmen Lidia Sarmiento. El resto del grupo de bancada se limita a mirar o a recoger las migajas. Con todo, el PP, o sea, Delgado Bonilla, sigue haciendo estos días lo que considera su trabajo, solicitando, por ejemplo, un pleno para debatir la rebaja del IBI, la reanudación del servicio del tranvía, la adquisición del convento de Las Claras o la construcción de un aparcamiento subterráneo en Pozancón, entre otros asuntos. A todas luces, y en este caso concreto, una sesión de plenaria de puro desgaste para el equipo de Gobierno. Al tiempo, los populares denuncian supuestas irregularidades en la venta de parcelas municipales, o enredan con la producción de aguacates en la finca La Pola, por introducir otros asuntos de interés en esta reflexión. El objetivo parece evidente para un Delgado Bonilla que se ha puesto el mono de trabajo, aunque para ‘mono’ el que tiene de Alcaldía desde que la perdiera por su incapacidad para alcanzar acuerdos con otras fuerzas políticas después de ganar con holgura las últimas elecciones municipales y lograr diez concejales. El dominio de internet ppvelezmalaga.com, por cierto, también lo tienen perdido. Que echen un vistazo.

Lope de Vega.JPG

Mientras tanto, el resto de grupos de la oposición, entiéndase Izquierda Unida, sigue también realizando su labor como buenamente le dejan desde la estructura interna del partido. ¿Y por lo que se refiere al gobierno municipal de Vélez-Málaga? Pues, al margen del paseo marítimo, las playas, y la Virgen del Carmen del teniente de alcalde de Torre del Mar, el independentista Jesús Carlos ‘Facebook’ Atencia, por fin parece que se ha producido una tímida reacción generalizada. Ello con el inconveniente de que estamos sólo a falta de algo más de seis meses para las próximas elecciones municipales, con las andaluzas convocadas para diciembre y con unas generales que también pueden estar a la vuelta de la esquina. O sea, casi sin tiempo de reacción por lo apretado del calendario. Y así, tenemos novedades como que las obras para reanudar el tranvía costarán dos millones de euros que se sacarán de los fondos europeos provenientes de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado (EDUSI). Todo ante la falta de un acuerdo de financiación con la Junta de Andalucía, que ese es otro debate. Estos días el Ayuntamiento también ha presentado el proyecto de rehabilitación del antiguo teatro Lope de Vega; ha comunicado el inicio de la remodelación del Parque María Zambrano; o que licitará pronto el edificio de la Casa de la Juventud, cuya primera piedra se puso nada menos que en 2010. Parece que han llegado las prisas. El tema eses si unos y otros, cada uno con sus horizontes más o menos definidos, estarán a tiempo de cumplir sus objetivos. Los suyos y los generales, que son todavía más dudosos. Pero una cosa está clara a estas alturas del calendario electoral, y es que no hay tiempo para tonterías. A este lado, además, tampoco queda paciencia para eso.

Anuncios

Vaya listas

Emitido el 29/10/18 – Escúchalo pinchando aquí

Aquello que del dicho al hecho hay un trecho le viene como anillo al dedo al presidente del Partido Popular de Málaga, Elías Bendodo. El también presidente de la Diputación Provincial que, cual Gollum, busca su particular anillo (o tesoro) con forma de Alcaldía de Málaga nunca alcanzada, dijo en su última visita a Vélez-Málaga que la Axarquía es el nuevo bastión del PP en la provincia. Pues bien, el ‘autozasca’ de aquel que también prometió convertir a esta comarca en la nueva Niza ha sido monumental si nos atenemos a la lista de los populares al Parlamento andaluz por Málaga. En esa relación de candidatos, el peso de la Axarquía es mínimo, por no decir inexistente, con la investigada por la Fiscalía en el caso vertedero María Nieves Atencia, concejala de Nerja, en el puesto número diez. Sin posibilidad ninguna de salir y de relleno, teniendo en cuenta que el PP obtuvo cinco parlamentarios en los comicios autonómicos de 2015. Las perspectivas para esta convocatoria no son mejores. Y no digamos ya la edila de Vélez-Málaga que aparece en la posición número doce, María Lourdes Piña. Su puesto casi ni alcanza la categoría de testimonial. Vale que a todo esto, los populares malagueños siempre podrán alegar que han colocado en el número dos de la candidatura a Patricia Navarro, criada en Rincón de la Victoria, pero es que la exsenadora no aparece por cuota, sino por ser la secretaria general del Partido Popular de Málaga. Desde luego, si esta es la forma en la que Bendodo quiere convertir a la Axarquía en su nuevo bastión, apaga y vámonos.

Convención Comarcal Axarquía 2

En el PSOE, por otro lado (y cribas internas al margen entre familias), han guardado algo más las apariencias en la comarca ubicando en el número seis de su candidatura al Parlamento andaluz a la concejala de Vélez-Málaga Cynthia García, paralelamente secretaria de Turismo del PSOE de Andalucía. Cabe recordar que en las elecciones de 2015 los socialistas consiguieron en Málaga seis parlamentarios, por lo que la veleña cuenta con más posibilidades de conseguir escaño. Todo ello, en detrimento de la actual y activa parlamentaria del PSOE María Nieves Ramírez, de Torrox, que ha quedado fuera y no repetirá la próxima legislatura. Es reseñable que ha habido sus más y sus menos entre los del puño y la rosa de la comarca (y por ende de la provincia) después de estos movimientos. Aún hoy, la situación sigue siendo de calma tensa, recordando viejos episodios de tensión entre socialistas de Vélez-Málaga y Torrox. Mientras tanto, el candidato número trece del PSOE de Málaga, ya de claro relleno, como todos los que figuran desde el seis hacia abajo, es el mocarreño José Antonio Moreno, mientras que la torroxeña Naiara Sánchez aparece de tercera suplente. La pedrea para la Axarquía en el último instante, eso sí, se ha llamado Francisco Fernández España, desde el momento en que el socialista de Almáchar, hasta ahora delegado de Fomento y Vivienda, ha sido nombrado para un cuarto de hora (como quien dice) delegado del Gobierno andaluz en Málaga. Todo ello debido a la destitución en ese cargo de José Luis Ruiz Espejo, también secretario general de los socialistas malagueños, tras su designación como cabeza de lista del PSOE por la provincia de Málaga para las próximas elecciones en Andalucía.

27102018-jose-luis-ruiz-espejo-en-el-comite-director-del-psoe-de-andalucia

De cualquier modo, tanto PP como PSOE demuestran claramente a la hora de la verdad cuál es el peso específico que tiene la Axarquía en la toma de decisiones de calado, tanto interna como externamente. Quizá es el resultado de lo que en el ámbito local y comarcal los dirigentes de ambos partidos se han ganado. Efectivamente, en este proceso imparable hacia los siguientes comicios, PSOE y PP ya tienen sus candidaturas para las elecciones andaluzas en la provincia de Málaga. Pero vaya listas para la Axarquía. Pasa que, como ocurría en aquella película titulada ‘El día de la marmota’, esto ya lo hemos vivido.

La ‘tapada’

Emitido el 22/10/18 – Escúchalo pinchando aquí

La ya veterana andalucista María José Roberto, concejala de Empresa, Empleo y Deportes de Vélez-Málaga, se ha destapado como la gran “sorpresa”, entre comillas, del equipo de Gobierno del Ayuntamiento de la localidad en la recta final de la presente legislatura. Roberto ha conseguido, estos últimos días (meses incluso) destacar como una de las componentes más activas del Gobierno veleño gracias a los numerosos proyectos que está gestionando. Bien es verdad que no debería ser destacable que un edil o edila con responsabilidad de gestión trabaje, y que además haga su labor de una forma más o menos adecuada. Para eso, entre otras cosas, percibe un sueldo público. Pero también se hace necesario, en estos tiempos de inmediatez y urgencias, hacer un ejercicio de recopilación de algunas de las iniciativas que María José Roberto está encauzando. Todo ello a pesar de que su tarea como teniente de alcalde de Benajarafe y Chilches esté siendo bastante cuestionada, especialmente por colectivos vecinales y sociales de aquellas localidades. No todo son luces. Pero, por ejemplo, la concejala de Empresa y Empleo ha estado al frente de la inauguración del nuevo mercado de San Francisco de Vélez-Málaga. En su haber, y en el de los técnicos municipales del área, está que el municipio haya conseguido 10 millones de euros para desarrollar el programa Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado (Edusi). A esta cantidad hay que sumar otros cuatro millones de fondos europeos de la iniciativa ‘Brick-Beach’, que permitirá la construcción de una planta de tratamiento de residuos de obras para la regeneración de la playa de Mezquitilla, otro proyecto de empleo que sigue en pleno proceso. Precisamente a través del EDUSI BIC Vélez, el municipio se ha adherido también a la Red Europea de Innovación por la Inclusión. Traduciendo, una forma de posicionar y visibilizar a Vélez-Málaga como un lugar donde se lucha contra la pobreza y cualquier otra forma de discriminación, según destacó la propia María José Roberto.

Roberto

La concejala andalucista, por otro lado, confía asimismo en poder comenzar en febrero del próximo año la contratación de 190 personas dentro de los planes de empleo del Programa de Iniciativas de Cooperación Local, cofinanciado por la Junta de Andalucía y el Fondo Social Europeo. Además, Roberto puede presumir, como concejala de Deportes, de haber comenzado las obras de creación y equipamiento del pabellón multiusos que se construye en las instalaciones de la piscina cubierta de Vélez-Málaga y de los trabajos de mejora en el polideportivo Fernando Ruiz Hierro. En el mismo complejo también se instalan cuatro nuevas pistas de pádel, amén de otras obras menores que se realizan en las principales instalaciones deportivas del municipio. Igualmente, gestionando el Vivero de Empresas ‘El Ingenio, Trapiche’ del Parque Tecnoalimentario de Vélez-Málaga se encuentra María José Roberto, que asistió días atrás al acto de incorporación de una nueva firma en esas instalaciones. Visto lo visto, lo mínimo que se le puede pedir a ‘la niña’ (como despectivamente la calificaba siendo alcalde Antonio Souviron y estando ella en la oposición a principios del presente siglo) es que no afloje. Aquella ‘niña’ blanquiverde ha sabido crecer por sí misma, escapándose como ha podido y sabido de estar a la sombra de nadie. Haciendo un símil futbolístico, se ha convertido, a estas alturas, en la gran ‘tapada’ del final del presente mandato municipal en el Ayuntamiento de Vélez-Málaga. Ahora está por ver si es que Roberto quiere despedirse por todo lo alto, en la cresta de la ola, o si está haciendo méritos para aparecer en un puesto destacado en alguna de las candidaturas que se presentarán a las próximas elecciones municipales. O ambas cosas, incluso. Tiempo y experiencia acumulada tiene para hacer lo que el cuerpo le pida. Que acierte.

Gruñones

Emitido el 15/10/18 – Escúchalo pinchando aquí

Resulta que, según diario Sur, más de 2.000 alumnos reciben clases en aulas prefabricadas distribuidas por toda la provincia de Málaga. Como ya sabemos, en esta situación se encuentran los estudiantes del nuevo instituto de Torre de Benagalbón, en Rincón de la Victoria, que siguen dando clases en aulas así mientras finalizan las obras del centro. Como medida de protesta, madres y padres incluso decidieron durante unos días no llevar a sus hijos al instituto hasta tanto no se garantizara la seguridad de estos. Por su parte, la Junta de Andalucía avaló la seguridad de estos módulos que califica de “puntuales”, mientras terminan los trabajos de construcción de los nuevos centros en la provincia. En el caso de Torre de Benagalbón, no ha faltado un lamentable cruce de declaraciones de corte político entre el Ayuntamiento de Rincón de la Victoria y el Gobierno andaluz culpándose ambos de las condiciones en las que ha empezado el curso escolar. Aunque, como decimos, según la Junta de Andalucía, no hay nada de lo que preocuparse. Nos quejamos muchas veces, de verdad, por puro vicio. Como seguro que también se quejan por nada los padres y madres del colegio El Romeral de Vélez-Málaga ante la supuesta “mala calidad de los alimentos” y la “escasez de los menús” del servicio de catering de este centro.

microphone-1209816_1920

Por otra parte, se ha protestado también estos días ante los desbordamientos de ríos y arroyos tras las últimas lluvias en Benajarafe o Valle-Niza. Incluso en esta última localidad, Izquierda Unida ha denunciado ante Medio Ambiente en la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Vélez-Málaga la construcción de un badén en el arroyo Marín que ha podido agravar el problema. A ambas administraciones ha acusado también el PP de no limpiar los cauces, lo que igualmente ha recrudecido, aseguran, los efectos de las fuertes lluvias. Aunque seguro que en este caso también protestan por inercia. Como por nada se quejan los comerciantes veleños de la, a su entender, “falta de agilidad” que presentan las obras de reordenación del tráfico en el Camino Viejo de Vélez-Málaga. Son estos unos trabajos incluidos en el proyecto global de peatonalización del casco histórico de la ciudad, que, por cierto, esos mismos comerciantes quieren que se aplace hasta después de Navidad para no afectar las tradicionales compras que se realizan por esas fechas. Al hilo, el PP exige además, que se acuerde con ellos, con los comerciantes, el calendario de la peatonalización, y que, por si fuera poco, se dote de crédito al proyecto de aparcamientos subterráneos en Pozancón. Otra locura. Seguro que, por otra parte, tampoco tiene razón Izquierda Unida cuando decide pedir amparo al Defensor del Pueblo Andaluz por la “abundancia” de cal en el suministro del servicio de agua potable en Vélez-Málaga. Hasta animan a los vecinos a reclamar mediante aseguradoras los daños que puede producir esta cal acumulada en los electrodomésticos. ¡Cómo nos gusta quejarnos! Y tampoco será para tanto ni la situación de abandono que presenta el veleño convento de Las Claras ni los problemas con la titularidad para rehabilitar la ermita de San Sebastián en esta misma localidad. A todo esto, el Sindicato Médico, con el apoyo del colectivo Basta Ya, inicia asimismo una huelga con el objetivo de intentar recuperar derechos laborales que consideran perdidos y para mejorar la prestación de los servicios que prestan a los pacientes. Quieren, qué cosa, una sanidad pública de calidad y universal. También, en las páginas del diario Málaga Hoy encontramos que la Axarquía lleva tres años (seguro que se puede aguantar un poco más) esperando el Plan Estratégico que la Diputación Provincial prometió para la costa de esta comarca. Y la cosa, en suma, es que hay tanto jaleo, tanto ruido, que hasta las buenas noticias, que existen, pasan desapercibidas en su mayoría. Pero se nos ha agriado el carácter y nos hemos convertido en unos gruñones, y así vamos. Eso, o aquí hay determinadas cosas que se están haciendo mal. O, al menos, no todo lo bien que se deberían.

Frentes patrimoniales

Emitido el 8/10/18 – Escúchalo pinchando aquí

Produce de verdad apatía, hastío, hablar de la última salida de tiesto del alcalde de Torrox, Óscar Medina, del PP. Él solo se retrató con sus declaraciones antes y después del terrible asesinato machista de El Morche. Es lo que ocurre cuando tienes verborrea incontrolada y además no piensas antes de hablar. También produce un notable aburrimiento hacer referencia al último episodio de judicialización de la vida política en Vélez-Málaga. El alcalde, el socialista Antonio Moreno Ferrer, ya ha recurrido el auto por un presunto delito de prevaricación por no convocar un pleno. Dice sin embargo el denunciante, el popular Francisco Delgado Bonilla, el mismo que llamó “imbécil” al regidor del PSOE en la última sesión plenaria de la corporación municipal, que este no es un episodio más de judicialización. Ya saben ustedes aquello de excusatio non petita. Así que, con el foco puesto en la capital de la Axarquía, de cualquier forma, vamos a fijar nuestra atención en otros asuntos que sí parecen preocupar más a varios colectivos, asociaciones y partidos del municipio. En agosto Podemos volvía a denunciar (o sea, que no era la primera vez) la situación de deterioro del convento de Las Claras.

las claras agosto 2018 4.png

Ahora ha sido la plataforma que lucha por la conservación y la recuperación de este Bien de Interés Cultural (BIC) la que ha desvelado, informe técnico en mano, numerosos daños en este edificio protegido. Este colectivo teme que el antiguo convento no pueda aguantar así dos inviernos seguidos, y de esta forma se lo han trasladado tanto a la Junta de Andalucía como al Ayuntamiento, que no termina de cerrar un acuerdo para la adquisición del inmueble propiedad hoy de Unicaja. La entidad financiera, por su parte, tampoco es que se haya pronunciado de alguna u otra forma. Vamos, que, a pesar de la responsabilidad obligatoria que tiene de mantener y conservar el edificio no ha movido un dedo de momento. Al menos, que sepamos. Ahí está el informe del arquitecto Alfonso Rico promovido por la plataforma del arquitecto. Por otro lado, la Sociedad de Amigos de la Cultura (SAC) ha insistido en la necesidad de reparar el muro frontal del olvidado Museo de la Piedra, en el complejo arqueológico y monumental de San Pitar en Valle-Niza. Aseguran que, después de haber invertido más de un millón de euros de dinero público en su recuperación, el museo presenta ahora un “estado manifiesto de inseguridad, insalubridad y falta de ornato” debido al desprendimiento del citado muro. A esta denuncia pública se ha sumado también Izquierda Unida, grupo político que eleva ese deterioro a todas las urbanizaciones de la localidad. Visto lo visto, urgen las soluciones. Por último, y no por ello menos importante, la Asociación de Amigos de San Sebastián ha exigido al Ayuntamiento de Vélez-Málaga que inicie las acciones oportunas para solventar el problema de doble titularidad que tiene la ermita construida en 1497 como reconocimiento al palafrenero que salvó la vida del rey Fernando el Católico durante la Reconquista. Las negociaciones con las familias que dicen ser propietarias de la ermita no están dando sus frutos, y este colectivo quiere una mayor implicación del Consistorio veleño. Sobre todo, reclaman unos trámites administrativos más agiles para resolver este problema y poder restaurar el monumento hoy abandonado, tal y como parece que pretende también el Ayuntamiento de la localidad. La cuestión es que, en apenas quince días, con el convento de Las Claras, la ermita de San Sebastián y las canteras o el Museo de la Piedra de Valle-Niza se le han acumulado al equipo de Gobierno veleño tres importantes frentes patrimoniales. Mucho cuidado con que no se conviertan en tres frentes monumentales. Los pilares de la gestión (o de la falta de ella) puede que no aguanten tanto.

El PEPRI y la inmovilidad

Emitido el 24/9/18 – Escúchalo pinchando aquí

Muchos nos las prometíamos felices después de que el Ayuntamiento de Vélez-Málaga hubiese aprobado definitivamente el presupuesto municipal para 2018, hecho que ocurrió el pasado mes de julio. Pero lo cierto es que nada más lejos de la realidad por ahora. Ha terminado el verano, quedan tres meses para que acabe el año y la agilización administrativa de los proyectos iniciados o pendientes brilla por su ausencia. Al menos, de puertas hacia fuera, donde parece que nada haya cambiado después de la aprobación de un presupuesto que recogen inversiones por valor de unos 130,6 millones de euros y proyectos tan traídos y llevados como la adquisición del convento de Las Claras, la rehabilitación del teatro Lope de Vega, la recuperación del edificio Mercovélez o un nuevo inmueble para Juventud, entre otras cosas. La única novedad reseñable en estos meses de estío (y de hastío) ha sido la inauguración del restaurado mercado de San Francisco en Vélez-Málaga, que tendrá que corregir varios aspectos en cuanto a precios, agilidad, comodidad y servicios si, de verdad, quiere convertirse en un referente gastronómico y artesanal en la Axarquía. Al menos, desde que abriera sus puertas hace semana y media, el efecto llamada ha beneficiado notablemente al sector hostelero del centro de la ciudad. Ahora, el alcalde, el socialista Antonio Moreno Ferrer, quiere revisar el Plan Especial de Protección y Reforma Interior (PEPRI) del casco histórico de Vélez-Málaga.

Velez.jpg

Este documento tenía como objetivo agilizar las licencias de obras y actuaciones de rehabilitación, pero el efecto durante los últimos diez años, desde que entró en vigor, parece que ha sido justo el contrario. Así, el máximo mandatario municipal pretende reducir la afectación del PEPRI a los edificios históricos y sus áreas de influencia, todo para conseguir una mayor agilidad en los proyectos y propuestas para revitalizar el centro histórico de Vélez-Málaga, como adelantó Cadena SER Axarquía. Para el alcalde, este plan especial ha sido un freno al dinamismo de la ciudad, y así lo trasladará a la Junta de Andalucía, a la que, indirectamente, culpa de esta situación, dicho sea de paso. Antonio Moreno Ferrer quiere, al tiempo, que la modificación del plan especial del casco histórico sirva tanto para frenar la despoblación en las calles y barrios afectados como de lazo de unión en la peatonalización del centro de la ciudad. Que se rehabite y se rehabilite todo el entorno, en definitiva, es lo que pretende ahora el alcalde, que busca una mayor agilidad en todos los trámites administrativos que afectan al entorno. Persigue, además, que se establezca, paralelamente, una línea de ayudas a la rehabilitación de viviendas y locales, algo que también le han solicitado al alcalde de turno en numerosas ocasiones empresarios y vecinos del centro histórico de Vélez-Málaga durante los últimos años. Sobre el papel, la corrección del rumbo parece lógica y adecuada, aunque, para variar, el tiempo aprieta, y de qué forma. Todo ello teniendo en cuenta que, con toda seguridad, aunque la propuesta haya partido de este alcalde, no será en la presente legislatura cuando se pueda resolver, por lo que todavía tendrán que pasar muchos meses, incluso años, para que podamos asistir a una efectiva recuperación del centro histórico. De nuevo, con la administración hemos topado. Agilidad, agilidad, agilidad… ¿de qué agilidad hablamos? Mientras tanto, se quejaba esta semana Izquierda Unida de que en Vélez-Málaga el Ayuntamiento no hubiese convocado actividad alguna dentro de la Semana Europea de la Movilidad, celebrada entre el 16 y el 22 de septiembre. Sin tranvía, sin parque móvil municipal de bicicletas y sin otras tantas cosas, ¿qué íbamos a festejar? Visto eso y todo lo anterior, que no se preocupe Izquierda Unida, que cuando se celebre la semana europea de la inmovilidad seguro que alguna medalla nos traemos para casa. Mientras tanto, que todos ustedes disfruten de la Real Feria de San Miguel de Vélez-Málaga. Al menos, habrá que pasarlo bien unos días.

Dudas razonables

Emitido el 17/9/18 – Escúchalo pinchando aquí

El exalcalde de Vélez-Málaga, Antonio Souviron, pide la baja voluntaria en el PSOE. Paralelamente, Por Mi Pueblo Vélez-Málaga se constituye oficialmente como agrupación que concurrirá a las próximas elecciones municipales. Blanco y en botella. Antonio Souviron, como ya han titulado algunos medios, aspirará a ser de nuevo alcalde de Vélez-Málaga en la candidatura de la citada formación independiente. Para cualquier observador algo avispado de la política local y comarcal no ha sido ninguna sorpresa, sobre todo después de la creación de del colectivo vecinal ‘Aquí estamos. Once pueblos, una ciudad’, del que Souviron, a pesar de los esfuerzos para disimular lo evidente, ha sido desde el primer momento la cabeza visible. El exalcalde y exdelegado provincial de Turismo de la Junta de Andalucía siempre ha sido un ‘animal’ político, de eso no cabe duda. Suyo es el mayor proyecto de ciudad que ha tenido el municipio de Vélez-Málaga, con proyectos tan emblemáticos como el tranvía o el Parque Tecnoalimentario, amén de algunos otros que se quedaron por el camino víctimas de la crisis económica de la última década y de la pérdida de la Alcaldía que sufrió el histórico dirigente socialista. Aparcadas o desechadas quedaron otras muchas iniciativas como Playa Fenicia, el boulevard en la antigua carretera nacional 340, el Centro de Exposiciones y Congresos, un campo de golf municipal o nuevas circunvalaciones en Vélez-Málaga y Torre del Mar, por recordar algunas de ellas.

souviron-kaJF-U60893811305VHB-624x385@Diario Sur

¿Qué de nuevo tiene que aportar entonces Antonio Souviron a Vélez-Málaga? Es la gran pregunta que tendrá que responder de la forma más convincente posible si, como todo apunta, quiere aspirar de nuevo a ser alcalde de la ciudad. Dice el también licenciado y doctorado en la Facultad de Medicina de Málaga, director de master en el centro privado de estudios universitarios EADE de la capital de la Costa del Sol, que en Vélez-Málaga “a pesar de los impuestos que han estado cobrando, no se ha crecido en infraestructuras”. Insuficiente de entrada. Porque, cabe recordar también, que muchos de los impuestos a los que se refiere fueron igualmente gestionados por él mismo siendo alcalde. Al margen, claro, de que seguimos inmersos en una crisis económica que Antonio Souviron, como mandatario, no llegó a padecer. El ahora político independiente tiene que ser consciente tanto de eso como de que es imposible conseguir los apoyos que logró cuando estaba en la cresta de la ola, con 10.000 votantes en números redondos (bajo el paraguas del PSOE, evidentemente) dándole sus bendiciones. Tampoco logrará ahora la atención mediática que recibía entonces, cuando, además, era un destacado dirigente y referente de los socialistas malagueños y andaluces. Seguro que el animal, la fiera política que sigue habitando en Souviron, tendrá respuesta para estas y otras cuestiones parecidas. Pero, ¿es consciente del fulminante desgaste que le puede suponer volver a primera línea? Como poco, ya estaría señalado siempre por el cambio de siglas, y eso lo tendría que soportar durante todos estos meses previos a las elecciones. Otra cuestión, ¿tiene la seguridad de que enfrentarse, otra vez, a Francisco Delgado Bonilla como candidato del PP y, como novedad, a Antonio Moreno Ferrer, actual alcalde, como cabeza de lista del PSOE le reportará los beneficios que espera? ¿Cuáles son sus cálculos para llegar de nuevo al poder? ¿Daría sus votos a estos u otros oponentes para auparlos a la Alcaldía en caso de que las matemáticas electorales no le cuadren para convertirse él mismo en máximo mandatario municipal? Además, Antonio Souviron sabe que el pasado no se puede borrar (también tuvo sus detractores, por supuesto), y que su nivel de conocimiento público es tanto virtud como lastre. ¿Lo ha evaluado todo? Y, para terminar, ¿de verdad que Abdeslam Lucena, José María Gómez o Antonio Marín Lara son los mejores compañeros de viaje en su giro a la política independiente? Demasiadas dudas razonables.