¿Pesimismo o realidad?

Emitido el 15/7/19 – Escúchalo pinchando aquí

Llega la temporada turística alta y se acuerda uno de ese más del 51% de autónomos que no se irá de vacaciones este verano. Ojo, porque de este porcentaje, según datos de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), casi el 40 no podrá tomarse unas vacaciones ni ahora ni en ningún otro momento del año. La razón es fácil de imaginar: si no trabajas, no ingresas, y además puedes perder clientes. Al menos, más de un 42 por ciento de los autónomos que contestaron a la encuesta de ATA han asegurado que descansarán algunos días. No está la cosa para bromear, pero quien no se consuela… Luego lee uno que, a nivel general, se ha ralentizado el empleo, a pesar de que la afiliación a la Seguridad Social haya marcado en junio un récord de 19,5 millones cotizantes. También es verdad que es el menor en cuatro años, y la caída del paro, la más baja desde 2009. Así las cosas, España sigue teniendo más de tres millones de desempleados, aunque en junio haya casi 64.000 parados menos. En Andalucía, el paro descendió en más de 3.200 personas, gracias, especialmente, al sector servicios por el tirón del turismo. Siguen sin encontrar empleo en nuestra comunidad autónoma alrededor de 758.000 personas. Además, la gran mayoría del trabajo generado es estacional y temporal; muy precario, por tanto, como insistentemente vienen denunciando los sindicatos. El panorama, no obstante, es aún peor para los casi 250.000 parados andaluces que no tienen prestación alguna. ¿Vacaciones? ¿Qué vacaciones?

índice

Es mediados de julio y uno tampoco puede evitar acordarse de los pescadores del puerto de Caleta de Vélez, más en concreto de los que han estado casi una semana sin poder realizar capturas de coquina, concha fina y chirla. Ello, por los niveles “anormalmente altos” de la bacteria fecal E. coli detectada en el mar. Justo, justo, después de una veda y cuando este tipo de marisco se cotiza bien en el mercado. Otro golpe para los trabajadores de la mar, que tampoco en este caso percibirán ayudas de la administración para poder afrontar el problema que se les ha planteado. Y la depuradora de aguas residuales de Nerja sin funcionar otro verano más, por cierto. Si miramos para el interior, por otra parte, imposible no fijarse en los olivareros, muchos de ellos de la Axarquía, que se han tirado a la calle para protestar por el precio de ventas del aceite, muy por debajo del coste de producción. Aquí también ha habido sus más y sus menos, porque ni la organización Asaja ni las cooperativas agroalimentarias han apoyado la protesta del resto del sector. Los que han salido a la calle consideran la situación actual un “robo” cuantificado en nada menos que 1.500 millones de euros a los olivareros. Razones tendrán. Mientras tanto, los que seguro pasaran un verano algo más desahogado serán todos los alcaldes y concejales que se han subido los sueldos en esta legislatura recién estrenada. Algunos de una forma más escandalosa, y otros más moderadamente, pero ha sido tónica común. También hay, que conste, quien se ha bajado las retribuciones al acceder a la alcaldía, pero son la excepción que confirma la regla. Al tiempo, en la Diputación Provincial ya están ocupando sillones todos los diputados provinciales, de los que ocho son de la Axarquía. Bueno, cinco y tres ‘cuneros’ bien acomodados que dicen representar a esta comarca. Perdón por la risa floja. En fin, se acaba el espacio de esta columna y tengo que reconocer que me ha salido pesimista para las fechas en las que estamos. ¿O quizá ha sido demasiado realista? Juzguen ustedes. Y feliz verano para el que se pueda permitir disfrutarlo. Nos encontramos de nuevo en octubre, con el inicio del curso político. Al menos, que descansen.

Anuncios

Doblar el espinazo

Emitido el 8/7/19 – Escúchalo pinchando aquí

Año 2017: ‘El PP rescata a Natacha Rivas como cargo de confianza en la Diputación. La exalcaldesa de Algarrobo expulsada por el PA sucede a Ana María Corredera’. Natacha Rivas, titulaban por aquellos días varios diarios provinciales, cobrará 40.299 euros brutos al año como cargo de confianza del PP en la institución provincial. Pero vámonos un poco más atrás en el tiempo, al año 2014. Otro titular incendiario: ‘El PP premia a la (entonces) alcaldesa de Algarrobo que abandonó el PA con un sueldo público de más de 52.500 euros en la Mancomunidad de la Axarquía’. Así lo contaba el PSOE. Nos preguntamos ahora, ¿tiene o no tiene razones Natacha Rivas para haber permanecido en un discreto segundo plano tras haber perdido nuevamente las elecciones en Algarrobo? Pues parece que no, ya que estos días ha denunciado públicamente que el alcalde de esta localidad, Alberto Pérez (PSOE), le ha subido el sueldo 600 euros al concejal de Ciudadanos que posibilitó la investidura y la reelección del socialista.

fotonoticia_20140924143227_640

Hay que tener muy poco olfato político para hacer este tipo de manifestaciones. Máxime cuando en otro punto de la Axarquía se publicaba que el PP había ‘premiado’ a la edil tránsfuga del PSOE en Arenas con un sueldo de 28.000 euros anuales. Cabe recordar que la concejala en cuestión, Ángela Pérez, no votó a su candidato, lo que permitió que el PP se hiciera con la Alcaldía de la localidad. El alcalde de Torrox, Óscar Medina (también del PP) es otro de los que se ha subido el sueldo. El suyo y el de sus compañeros populares en el equipo de gobierno, en mayoría absoluta. Medina asegura que sólo se ha subido en sueldo en un 8,33%, pasando a tener un salario de algo más de 53.000 euros anuales. Sin embargo, el PSOE de Torrox asegura que el incremento es del 21%, porque el alcalde pasa a cobrar de unos 44.000 euros a por encima de 53.000. Cuestión de puntos de vista, pero ahí está la subida, en cualquier caso. En Rincón de la Victoria, por otra parte, los sueldos han vuelto al mismo nivel de 2011 (subida encubierta, que se llama), mientras que el gasto político de la corporación ha aumentado hasta otro llamativo 30%. De cualquier forma, quizá el caso más sangrante esté en Málaga, donde los concejales del Ayuntamiento de la capital se han subido el sueldo un 20%. Nada menos. Y el alcalde, el popular Francisco de la Torre, ha pasado a percibir alrededor de 78.000 euros, casi 13.000 más de lo que venía cobrando. Visto todo lo anterior, la denuncia de Natacha Rivas en Algarrobo es casi de risa. Mejor dicho, lo es. Y todo lo que está pasando en Málaga y provincia ha suavizado, en parte, la subida de sueldos aprobada para la corporación municipal de Vélez-Málaga. El alcalde, el socialista Antonio Moreno, pasa a cobrar casi 64.000 euros brutos anuales, atendiendo a los incrementos contemplados en la Ley de Presupuestos para el sector público. El sueldo de Moreno Ferrer sube así casi tanto como se lo había bajado en 2015, es decir 3.837 euros. También cobrarán más los concejales con dedicación exclusiva y los portavoces de la oposición. Aunque las miradas están centradas, principalmente, en los independentistas Jesús Pérez Atencia y David Vilches, que podrán cobrar hasta un tope mensual de 3.500 euros al formar parte de la Junta de Gobierno Local pero no tener dedicación exclusiva. El PSOE, pero sobre todo el GIPMTM, tienen por delante una buena labor de pedagogía para explicar estas siempre impopulares subidas. Y ello aun cuando en Vélez-Málaga, se pueden (nos podemos) dar con un canto en los dientes tras comprobar lo ocurrido en otros puntos de la provincia y de Andalucía. Concluyendo (y al margen de lo cuestionable de algunas de estas operaciones políticas y subidas salariales), ¿saben cuál es la mejor forma de acabar con estos debates? Demostrando que es un sueldo merecido. Pero para eso, ay, tendrán que trabajar duro. Y no todos están dispuestos a doblar el espinazo.

Creernos la Axarquía

Emitido el 1/7/19 – Escúchalo pinchando aquí

Vuelve el ‘verano de la marmota’ a la Axarquía. Como en la famosa película película protagonizada por Bill Murray, parece que en esta comarca sigamos ‘atrapados en el tiempo’. Con el mes de julio, llega a Torre del Mar el festival Weekend Beach, y los pilotos de los aviones que participan en el Festival Aéreo andan preparando las mil y una piruetas que realizarán sobre nuestras cabezas. Comienza también el Festival de la Cueva de Nerja y llegarán otras decenas de actividades culturales y lúdico-festivas a otros tantos puntos del litoral de la Axarquía. No es que esté mal, ni mucho menos, pero sí da la sensación de que la costa oriental de la provincia de Málaga anda últimamente estancada. Soplan aires de conformismo (virgencita que me quede como estoy) en una tierra que, además, presenta una serie de deficiencias a las que tampoco se le puede dar la espalda. Y la cantidad, por supuesto, es una premisa válida en términos turísticos, pero se continúan perdiendo oportunidades de alcanzar unos mínimos parámetros de calidad en la comarca.

36716080_10217691591828734_2389558995623870464_o

El campo de golf Baviera, de Caleta de Vélez, está en concurso voluntario de acreedores y ya no abre los fines de semana, con buena parte de la plantilla despedida. Su futuro pende de un hilo, a expensas de la llegada de un nuevo grupo inversor. En la misma localidad, el puerto deportivo y pesquero (sobre todo el primero) no da más de sí, y el proyecto de construcción de un recinto similar entre Torrox y Nerja es, hoy por hoy, sólo una promesa electoral del PP. Todo ello después de que el PSOE tampoco fuera capaz de sacarlo adelante desde el Gobierno andaluz. La depuradora de Nerja debería haber entrado en funcionamiento hace tres años, y sigue sin estar terminada por la ineficacia en este particular del Gobierno central. Las aguas residuales de la localidad del Balcón de Europa continúan vertiéndose sin tratar al mar, y el levante, cuando llega, las esparce por toda la costa de la Axarquía. Eso sí, banderitas adornando las playas para sacar pecho no nos faltan. La planta hotelera, en toda la comarca, es la que es, y continúa prácticamente estancada desde hace más de una década, sin que hayamos visto aún el nacimiento de un establecimiento de cinco estrellas. De la falta de aparcamientos en localidades costeras, aunque sea en rotación, mejor ni hablar, así como de las deficiencias en el transporte público, con el tranvía entre Vélez-Málaga y Torre del Mar, como infraestructura de referencia, paralizado. Por si fuera poco, la estacionalidad turística nos asfixia, y en demasiadas ocasiones, en general, seguimos dando palos de ciego en esta tierra. Insistir en que la comarca, entre otras cosas, necesita urgentemente el tan anunciado Plan Estratégico en el que venía trabajando la Diputación Provincial de Málaga con la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol-Axarquía. Venía, en pasado, porque sigue sin haber noticias al respecto. Urge más que nunca, al menos, un documento que marque el camino, que sirva de referencia. A todo esto, pensarán algunos de nuestros dirigentes que más vale malo conocido, pero es que así no vamos a ningún lado, menos de cara al futuro. Tenemos que creernos la Axarquía de una vez por todas, empezando por los que somos de aquí. De lo contrario, mal camino llevamos, y la inercia nos terminará arrastrando a todos. Eso sí, aguacates, mangos y demás frutos subtropicales tenemos los que quieran. Otra cosa es que haya agua para regarlos. Seguiremos tropezando.

Las deudas del PP

Emitido el 24/6/19 – Escúchalo pinchando aquí

El popular Francisco Salado, alcalde de Rincón de la Victoria, ya tiene despejado el camino para renovar su cargo como presidente de la Diputación Provincial de Málaga. Al suelo, que vienen los nuestros, debió pensar Salado cuando su homólogo de Estepona, José María García Urbano, se postuló estos días para el cargo de presidente de la Diputación por ser “el alcalde más votado de España”. Sin embargo, el PP malagueño ha tardado poco en dejar ‘caer por el tobogán’ a Urbano, cortando este movimiento de raíz. En declaraciones a Diario Sur, “fuentes oficiales” del partido han ratificado a Francisco Salado como el gran favorito a presidir la Diputación, aun entendiendo “las aspiraciones de todos”. Su candidato, en definitiva. Los populares de Málaga entienden que Salado cuenta con un respaldo mayoritario de alcaldes de municipios medianos y pequeños. Además, el PP considera que el regidor rinconero ha sabido adaptarse al cargo de presidente desde que accedió a él en febrero de este año, cuando Elías Bendodo partió hacia Sevilla para ser consejero de Presidencia y portavoz del Gobierno andaluz. Por si fuera poco, desde el Partido Popular de Málaga también valoran la sintonía demostrada de Francisco Salado con Ciudadanos, socio de gobierno en la Diputación Provincial. Así pues, el camino ya está más que allanado para Salado, que tendrá que esforzarse para que la alargada (alargadísima) sombra de Elías Bendodo no oscurezca las líneas de trabajo que se va a marcar como presidente de la Diputación Provincial de Málaga, cargo que en este mandato ocupará desde el primer momento.

F. SALADO COMPARECENCIAS OCTUBRE.jpg

Al hilo, la semana pasada apuntaban desde Vox que el PP entregó el Ayuntamiento de Granada a Ciudadanos para que no se pudiera auditar el mandato de Bendodo en la Diputación de Málaga. Al margen de la credibilidad que se le pueda dar al partido de ultraderecha, ojalá que Francisco Salado sepa y pueda demostrar que no es un hombre de paja, y que ha llegado a la presidencia de la Diputación Provincial para algo más que tapar las vergüenzas de Elías Bendodo. En este trabajo (de ser presidente, no de taparle las vergüenzas a nadie) ya sabemos que estará acompañado las concejalas Natacha Rivas, de Algarrobo, y Lourdes Piña, de Vélez-Málaga. Ambas han sido designadas por el PP como diputadas provinciales por la Axarquía. Todavía no sabemos si ostentarán algún tipo de responsabilidad institucional, pero lo que sí conlleva el nombramiento de ambas es que el edil y presidente del PP veleño, Francisco Delgado Bonilla, no repetirá como diputado. Otra incógnita despejada (tampoco repetirá José Alberto Armijo, alcalde de Nerja). Respecto a Rivas, además de exalcaldesa de Algarrobo, es vicesecretaria de Política Municipal del PP de Málaga, y conoce bien la Diputación Provincial, donde venía trabajando como cargo de confianza. Piña, por su parte, fue candidata número doce al parlamento andaluz en las últimas elecciones autonómicas, un puesto de puro relleno y sin posibilidades de salir elegida. Ahora, si el PP confía en ella realmente, seguro que supondrá una bocanada de aire fresco en la Diputación malagueña. Ganas de trabajar no le van a faltar, y ya se lo va mereciendo. Así las cosas, todos, Salado, Rivas y Piña, entre otros, tienen mucho que demostrar. El PP de Málaga, al completo, tiene que ser capaz de cumplir, de una vez por todas, tantas promesas pendientes en esta comarca. Sin ir más lejos, el Plan Estratégico de la Costa del Sol Axarquía, impulsado por la Diputación Provincial de Málaga y la Escuela de Organización Industrial (EOI) pendiente desde 2015. Pero hay muchos más compromisos incumplidos en una Axarquía que Bendodo, a la sazón presidente del PP malagueño, iba a convertir en “la nueva Niza”. El reloj corre, la cortesía se acaba y las deudas se acumulan. Va siendo hora de ir pagando.

Lo que esperamos

Emitido el 17/6/19 – Escúchalo pinchando aquí

Como si de una serie habláramos, acabó el juego de tronos en los ayuntamientos tras las últimas elecciones municipales. Los sillones, con mayor o menor fortuna, ya están adjudicados, y todas las corporaciones, salvo alguna excepción puntual, están dispuestas para iniciar un nuevo mandato. El PSOE ha conseguido la vara de mando en casi la mitad de los municipios de la provincia de Málaga, aunque prácticamente todos ellos son pequeñas localidades. El PP, por su parte, ocupará la alcaldía en unos 30 municipios malagueños, pero de mayor población. Este es el caso, en la Axarquía, de Nerja o Rincón de la Victoria. Quién le iba a decir hace sólo un mes al reelegido alcalde de Vélez-Málaga, Antonio Moreno, que iba a convertir a la capital de esta comarca en el último gran bastión socialista de la provincia, si exceptuamos el batiburrillo de Torremolinos. Moreno Ferrer vuelve a ocupar la alcaldía gracias al reeditado pacto con el Grupo Independiente ‘No Municipio’ de Torre del Mar. Un grupo independiente (ahora reniegan de ser independentistas) que tiene todo por demostrar en su objetivo de gobernar el término municipal al completo bajo el modelo de gestión que defiende. Una gran incógnita por resolver. La que sí quedó resuelta es la referida a Francisco Delgado Bonilla, quien anunció que no volverá a ser candidato del Partido Popular en Vélez-Málaga. En el caso de los populares veleños, comienza así el juego de la silla, incluso antes de lo esperado por muchos.

Pleno investidura 4

En Rincón de la Victoria, Francisco Salado (PP), continuará siendo alcalde, ahora con el apoyo de Por Mi Pueblo (PMP), Ciudadanos y Vox. La formación de ultraderecha también ha decidido apoyar la investidura en Nerja de otro popular, José Alberto Armijo. Cabe recordar que ambos, Salado y Armijo, son dos de los veteranos de la política axárquica. El nerjeño es edil desde 1987 y ha sido alcalde 20 años (a los que habrá que sumar los de la presente legislatura), mientras que el rinconero lleva obteniendo representación municipal desde 1991, cuando empezó en la oposición. 28 años después, Francisco Salado consolidará además este mandato su cargo como presidente de la Diputación Provincial (salvo sorpresas) gracias al acuerdo alcanzado entre PP y Ciudadanos. Mientras tanto, el PSOE confía en repetir la presidencia de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol-Axarquía. A los socialistas le salen las cuentas con Izquierda Unida, y el reelegido alcalde de Iznate, Gregorio Campos, está dispuesto a repetir en la presidencia con el PSOE, aunque no a cualquier precio si finalmente se dan otras combinaciones distintas a la esperada. En la comarca, por lo demás, difícil papeleta la del socialista Antonio Yuste, alcalde de Almáchar en minoría, ante la falta de acuerdos con Izquierda Unida o PP. Peor aún lo tiene en Arenas Manuel Ríos, alcalde en minoría del PP, que fue elegido por la inexplicable abstención de una edil del PSOE. Menos complicado, al menos teóricamente, lo tendrán los nuevos alcaldes de Cómpeta, José Moyano (otro viejo lobo de la política en la Axarquía) y de Moclinejo, José Luis González, ambos socialistas que han logrado acceder a la alcaldía con distintos acuerdos de gobierno, con el denominador común de que Por Mi Pueblo forma parte de ellos. Mención aparte, en todo este balance, merecen dos mujeres en la Axarquía. Sagrario Fernández, alcaldesa en mayoría absoluta del PSOE en Sayalonga, y Ágata Noemí González, también socialista y alcaldesa en Alcaucín gracias a un acuerdo logrado con Ciudadanos. Mucha suerte a ambas y que cunda el ejemplo. Ahora, para todos, ha llegado el momento de dejar de hablar de sillas, sillones y tronos para centrarse en los intereses generales de los pueblos y municipios que tendrán que gobernar. Ya toca y es lo que esperamos. A trabajar.

Silencios atronadores

Emitida el 10/6/19 – Escúchala pinchando aquí

Menos de una semana para que se constituyan oficialmente las nuevas corporaciones en los ayuntamientos y el silencio (o la prudencia disfrazada de él) se ha instalado en Vélez-Málaga. La tensa calma de estos días sólo ha sido rota por el Partido Popular en boca de su candidato a la ansiada alcaldía, Francisco Delgado Bonilla. El cabeza de lista de los populares primero dijo que la ejecutiva del partido respaldaba negociar tanto con PSOE como con GIPMTM para formalizar un pacto de gobierno. Tan oscuro vería el panorama Delgado Bonilla con los independentistas torreños que, poco después, anunciaba que iba a ofrecer al PSOE compartir la alcaldía de Vélez-Málaga, de manera que el actual alcalde en funciones, el socialista Antonio Moreno, seguiría gobernando hasta 2021, y entre ese año y 2023 finalizaría la legislatura Francisco Delgado como máximo regidor municipal. Esa propuesta del candidato del PP, claro, llevaba implícito el aislamiento en la oposición del GIPMTM, cuyo cabeza de lista, Jesús Pérez Atencia, ha seguido manteniendo un mutismo total. Casi tanto como el PSOE, que lo único que ha querido dejar claro hasta ahora es que no renuncia a la alcaldía de Vélez-Málaga con Antonio Moreno Ferrer, duramente criticado por el PP hasta ahora, que les ha hecho falta.

Balance de gestión

Mientras, los dos futuros y flamantes recién elegidos ediles de Andalucía Por Sí siguen viendo los toros desde la barrera, ignorados por los otros tres grupos políticos que han obtenido representación municipal. Pero al margen de todo lo anterior, esta que ahora comienza va a ser, sin duda, una legislatura no sólo distinta, sino también apasionante en Vélez-Málaga, desde el momento en que, previsiblemente, ninguno de los tres actores principales de la corporación repetirá como cabeza de lista en las elecciones municipales dentro de cuatro años. Delgado Bonilla parece tenerlo especialmente claro, sobre todo si no consigue la alcaldía. Y ya, por cierto, no le vale el manido discurso de que si gobiernan otros será un “pacto de perdedores”. Él y su partido serían los únicos derrotados al no poder acceder a la alcaldía tras ganar dos elecciones consecutivas en Vélez-Málaga, mientras que otros sí podrían sumar para hacerlo. Aquello que andaba predicando el PP de que gobierne la lista más votada, ya no se lo cree ni el que lo dijo la primera vez. Ahí está el ejemplo de Andalucía, sin ir más lejos. En el caso concreto de Francisco Delgado (si se queda sin opciones para gobernar) nos tocará comprobar si dará un paso atrás voluntario o se lo hará dar el partido, aunque, en este caso, en forma de palmadita cariñosa hacia arriba. Por otro lado, tampoco parece que Antonio Moreno vaya a repetir como candidato, y todo apunta a que esta será su última legislatura en primera línea, ya sea en el gobierno o en la oposición. Pérez Atencia, por su parte, no es partidario de presentarse más de dos veces consecutivas en los comicios locales, a pesar de los espectaculares resultados que ha conseguido. Ojo, por tanto, a los movimientos entre bambalinas y a las lecturas entre líneas que habrá que hacer durante el nuevo mandato para ver cómo se van colocando tanto los peones como las nuevas primeras figuras en el tablero del ajedrez político local en Vélez-Málaga. Nada es para siempre y estamos a punto de asistir a una legislatura de grandes cambios, no sólo en las formas de gobernar, que exigirán mucho más diálogo, negociación y generosidad, sino también en las futuras configuraciones de los partidos. Y volviendo a lo que puede pasar en Vélez-Málaga hasta que se constituya la nueva corporación, efectivamente, todo sigue en el aire por ahora. No hay nada firmado, aunque si me preguntaran personalmente sobre el futuro pacto de gobierno, les podría decir que hay silencios atronadores. A partir de ahí, que cada cual saque sus propias conclusiones.

El GIPMTM, la campaña y la micropolítica

Emitido el 3/6/19 – Escúchalo pinchando aquí

Pues al final, el GIPMTM fue el gran triunfador, que no el vencedor, de las elecciones municipales en Vélez-Málaga, sobre todo después del recuento definitivo de la semana pasada. A estas alturas, todo el mundo sabe que el ganador fue el candidato del PP, Francisco Delgado Bonilla, pero sus nueve concejales no le valen de momento para gobernar, como no le sirvieron los diez de hace cuatro años. El PSOE bastante ha hecho, por su parte, con aguantar la tormenta cuasi perfecta en la que estaba sumido, sobre todo por los retrasos que venían y vienen acumulando las principales inversiones de su proyecto de ciudad. Como mal menor para ellos, los de Moreno Ferrer sólo han perdido un edil, cuando se podrían haber visto en una situación mucho más angustiosa. Así las cosas, el GIPMTM ha conseguido pasar de dos a nada menos que siete concejales, algo que podríamos calificar quince días antes de imposible, y que sólo nos estamos terminando de creer ahora porque así está contabilizado oficialmente. Pero, ¿cuál ha sido el secreto de los independentistas de Torre del Mar a la hora de conseguir ese resultado? Algo, además, inédito en Vélez-Málaga, donde tradicionalmente el partido que encabezaba cualquier pacto de gobierno terminaba mejorando sus resultados e incluso, en algunos casos, fagocitando a antiguos compañeros de viaje en la corporación municipal. Ahora ha pasado al revés.

foto velez 02.jpg

Pues lo que ha ocurrido en la legislatura que acaba es que el GIPMTM ha venido funcionando en campaña continua durante cuatro años. Y cuando ha llegado la campaña oficial, por tanto, no se ha notado. Los independentistas de Torre del Mar han logrado todo este tiempo convertir lo ordinario en extraordinario, sacando además partido de la pura rutina del funcionamiento de la administración municipal, esto es, de las pequeñas obras de infraestructuras, de limpieza o del mantenimiento de playas y parques y jardines, por citar algunas áreas. Por si fuera poco, han contado con un compacto equipo volcado en la figura de su líder, Jesús Pérez Atencia. Todo ello sin fisuras y sabiendo venderse, además, en redes sociales. Hasta del postureo han sabido sacar partido. El todavía teniente de alcalde de Torre del Mar ha llegado a las últimas elecciones municipales en la cresta de la ola, rematado todo por la espuma del populismo, que también lo ha habido. Pérez Atencia ha conquistado así a más de 7.200 personas que depositaron sus votos en las urnas, algo que no admite ningún tipo de discusión. A saber, por cierto, cuánto contribuyeron Delgado Bonilla y el candidato de Por Mi Pueblo, Antonio Souviron, al gran triunfo del segregacionista torreño con sus desacertados ataques personales en la recta final de la campaña. Ahora bien, el GIMPMT tiene un enorme reto por delante, que no es otro que demostrar que su modelo de gestión es válido para todo el municipio de Vélez-Málaga. Cualquier otra cosa supondría un enorme bluf. Evidentemente, no es lo mismo tener tu pisito limpio y recogido que mantener impecable la comunidad completa. Todo ello pacte con quien pacte, porque no es que Jesús Pérez Atencia tenga la llave de la gobernabilidad, no, es que tiene todo un manojo (de llaves). En definitiva, quizá durante estos últimos años, nuestros dirigentes públicos se han venido complicando demasiado la vida estancándose y enfrentándose a los grandes proyectos de ciudad y a lo mejor no era tan difícil entender lo que quería la ciudadanía. Pérez Atencia es el vivo ejemplo de ello. Micropolítica, se llama. Por cierto, otros que merecen una oportunidad son los dos concejales de Andalucía Por Sí. Lo suyo, cual Asterix en la Galia, ha sido una muestra de resistencia del antiguo andalucismo, pero rejuvenecido en la figura de José Pino. Tampoco nadie (o casi) se esperaba tal cosecha de lo sembrado en otras campañas. A ver ahora de qué pasta están hechos. Y para terminar, otro apunte necesario. Quien siga insistiendo en que el todavía concejal veleño Miguel Ángel Sánchez tiene toda la culpa del desastre de Izquierda Unida, continuará estrellándose. Como tantos otros que se han estampado en estas elecciones. Eso sí, no todos lo merecían.